AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA

http://www.5aldia.com/

 

LA DIETA Y EL CÁNCER


El cáncer es una enfermedad en gran parte prevenible. Sin tener en cuenta el tabaco, que es la principal causa de cáncer, se considera que entre el 29,3 y el 40,6 % de la incidencia de cáncer podría ser prevenible con medidas relacionadas con la dieta, el control del peso y la actividad física1.  Las primeras evidencias sobre la relación entre alimentación y cáncer provienen de estudios experimentales en animales, realizados en la década de 19402. Posteriormente se realizaron numerosos estudios ecológicos3 y de migraciones humanas4 que mostraron que la incidencia y la mortalidad de cáncer de mama, colorrectal y próstata están correlacionados positivamente con los alimentos más típicamente consumidos en las sociedades occidentales, como la carne, grasas totales y grasas de origen animal, y azúcares refinados, y negativamente correlacionada con el consumo de alimentos vegetales, tales como legumbres, cereales y fibra vegetal.  A finales de los 60 se empezó a disponer de datos de registros de cáncer de base poblacional y de estudios epidemiológicos analíticos que confirmaron que había grandes variaciones en la incidencia de cánceres claramente asociados con carcinógenos ambientales y factores relacionados con hábitos y estilo de vida, como el cáncer de pulmón, hígado y vejiga. La variación en la incidencia de dichos tumores podía ser en gran parte explicada por la variación en la exposición al tabaco, alcohol, agentes biológicos como el virus de la hepatitis B y algunos cancerígenos ocupacionales.
En cambio, para otros tumores en cambio que tienen también una gran variación geográfica, como los cánceres de mama, próstata, endometrio, colon, recto y, hasta cierto punto, el cáncer de estómago, a pesar de su asociación recientemente establecida con la infección crónica por el Helicobacter pylori5, no se ha identificado nunca una clara relación con carcinógenos biológicos, físicos y químicos. Las evidencias científicas indican que estos tumores pueden estar relacionados con la dieta y con otros factores metabólicos, antropométricos y hormonales6. En los últimos años, tres comisiones de cualificados expertos internacionales1,7,8 han revisado las evidencias acumuladas sobre la relación de la dieta con el cáncer. En sus respectivos informes, estas comisiones llegaron más o menos a las mismas conclusiones. Respecto a la composición de la dieta, concuerdan en que la asociación más claramente establecida es la existente entre el alto consumo de vegetales y fruta y la reducción del riesgo de varios cánceres, especialmente de los aparatos digestivo y respiratorio (cánceres de boca, faringe, laringe, esófago, estómago y pulmón). Un menor riesgo de cáncer colorrectal también se asocia al elevado consumo de vegetales, aunque no tan claro con el consumo de fruta. La lista de alimentos que han sido claramente identificados como asociados a un incremento del riesgo de cáncer es mucho más reducida: se limita al alcohol (incrementa el riesgo de cáncer de boca, faringe, laringe, esófago e hígado) y al pescado salado al estilo cantonés (aumenta el riesgo de cáncer de nasofaringe).
Además, el consumo frecuente de carne roja, principalmente de vacuno, está asociado con un incremento relativamente pequeño del riesgo de cáncer colorrectal, mientras que una dieta rica en sal, probablemente aumenta el riesgo de cáncer de estómago. Para otros grupos de alimentos, como las grasas de origen animal y vegetal, las calorías, vitaminas y micronutrientes, condimentos y métodos de cocción, no hay aún evidencias suficientes sobre la relación con el cáncer, y sólo se pueden considerar como probables, posibles o insuficientes1. Importantes asociaciones como la del consumo de grasas y el cáncer de mama9 y el cáncer de colon y recto10 continúan aún sin estar suficientemente esclarecidas, así como la asociación entre el consumo de alcohol con el cáncer de colon y recto11, el cáncer gástrico12 y el cáncer de mama13. En cuanto al efecto protector de frutas y vegetales, y el de otros factores alimentarios, los tres informes coinciden en un punto importante: si bien su asociación con el riesgo de cáncer puede considerarse razonable en base a estudios epidemiológicos, no hay una explicación clara de los mecanismos biológicos implicados14. Ello nos conduce a dos conclusiones principales: en primer lugar, en el momento actual no existe suficiente base científica que justifique en general la utilización de suplementos vitamínicos para la prevención del cáncer, aunque dichos suplementos contengan una amplia y variada combinación de vitaminas y minerales abundantes en vegetales y frutas. En segundo lugar, es necesario investigar en profundidad los mecanismos biológicos y la relación entre los vegetales, frutas y otros alimentos y el proceso de cancerogénesis.
Se pueden proponer varias alternativas respecto a las posibles explicaciones sobre la ausencia de una base científica bien establecida y sobre las inconsistencias de los resultados de los múltiples estudios realizados. La primera es que no exista realmente una asociación causal entre diversos alimentos y nutrientes y la mayoría de los tumores malignos. Otra posible explicación es que exista una relación causal y que ésta no pueda ponerse de manifiesto por: (a) falta de poder estadístico; dado que el riesgo relativo de la asociación entre la dieta y el cáncer es habitualmente pequeño (entre 1.5 y 2.0), se requieren estudios con decenas de miles de individuos para alcanzar el poder estadístico necesario; (b) el rango de variabilidad de la ingesta observada es pequeño (no biológicamente relevante) por efectuarse los estudios en un mismo país o grupos de población con hábitos relativamente homogéneos, lo que no permite poner en evidencia el efecto; y (c) se utilizan métodos de medición de la dieta con un grado importante de error. Los errores no diferenciales atenúan el efecto de la asociación. Éstos afectan también a otras covariables tales como la ingesta calórica, lo cual genera confusión residual al no estar estos factores completamente controlados.  Otra importante limitación es que la investigación sobre dieta y cáncer se desarrolló en los años sesenta con la idea de encontrar alimentos o constituyentes de los alimentos que pudieran tener efectos cancerígenos. Este enfoque se inspiraba en el paradigma clásico de la cancerogénesis química, dominante en la investigación sobre el cáncer durante varias décadas, según la cual se requiere la presencia de al menos un agente iniciador que cause mutación irreversible en el ADN y, posiblemente, un promotor, que proporcione una ventaja selectiva a los clones de células mutadas.
Bajo este simple modelo, actualmente superado, los efectos metabólicos de la dieta y de otros factores que simultáneamente podrían tener importancia se consideraron sólo de manera secundaria y marginal.  Actualmente existe un interés creciente por conocer la relación entre el riesgo de cáncer y las características antropométricas, como el índice de masa corporal (IMC) y la actividad física. En varias investigaciones se ha observado que un IMC elevado aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres post-menopaúsicas. Se cree que la obesidad puede actuar mediante el mismo mecanismo que lo hace en el cáncer de endometrio, estimulando la producción periférica de estrógenos, en lugar de la producción gonadal y suprarrenal. Se considera que la asociación entre ciertos factores alimentarios, sobrepeso, un estilo de vida sedentario y el riesgo de algunos cánceres, como el de mama, colon y próstata, podría estar mediada, al menos en parte, por un complejo mecanismo que incluye la relación con hormonas esteroides y factores de crecimiento análogos a la insulina plasmática, así como por factores de susceptibilidad genética, como los polimorfismos de genes codificadores de las enzimas reguladoras del metabolismo hormonal y los polimorfismos de genes que controlan la activación metabólica o la detoxificación de componentes de la dieta. Los recientes resultados sobre hormonas endógenas, antropometría y factores genéticos indican que la relación entre dieta y cáncer es mucho más compleja de lo que inicialmente se pensaba.
Para profundizar en el conocimiento científico sobre la relación de la dieta y el cáncer se requieren amplios estudios epidemiológicos prospectivos combinados con importantes estudios de laboratorio, incluyendo marcadores bioquímicos y de susceptibilidad genética. Esta fue una elección estratégica de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) cuando decidió hace diez años dar prioridad, en los que se refiere a la investigación sobre cáncer y nutrición, al desarrollo de estudios de cohorte prospectivos con muestras de sangre recogidas en personas sanas.

 

EL ESTUDIO PROSPECTIVO EUROPEO SOBRE DIETA, CÁNCER Y SALUD (EPIC)
EPIC es un estudio prospectivo multicéntrico, que se inició en 1993 con la recogida de datos y muestras de sangre en 22 centros de 9 países europeos: Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Holanda, España, Suecia y el Reino Unido15. En España16 se realiza con la participación de la Consejería de Sanidad y Servicio Sociales del Principado de Asturias, la Delegación de Salud de Guipúzcoa del Gobierno Vasco, la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia, el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra y la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada. El estudio ha sido promovido, y es parcialmente financiado por el Programa de Europa contra el Cáncer de la Unión Europea.  El estudio EPIC fue diseñado con el doble objetivo de mejorar el conocimiento científico sobre factores nutricionales implicados en el desarrollo del cáncer y, como consecuencia, poder aportar las bases científicas para intervenciones de salud pública dirigidas a promover una dieta y estilos de vida saludables15,17. Una de sus grandes ventajas es el amplio rango de variabilidad de consumo producto de las grandes diferencias todavía observadas entre la dieta mediterránea de Grecia, el sur de Italia y España y los patrones dietéticos del norte de Europa.  La fase piloto del proyecto EPIC se desarrolló entre 1990 y 1993, en la que se realizaron una serie de estudios sobre la validez de los métodos para evaluar la dieta, y sobre la factibilidad del reclutamiento, la recogida de datos del cuestionario y de las muestras de sangre

Dichos estudios aportaron una valiosa información para la elaboración del protocolo final. A partir de ellos se adoptaron tres métodos de medición de la dieta, mejor adaptados a la realidad de cada país:
- Cuestionarios dietéticos autoadministrados, con datos sobre 350 ítems de alimentos por país. Este método fue usado en siete países.
- Cuestionarios dietéticos mediante entrevistas, muy similares en contenidos a las anteriores e introducidos directamente en formato informatizado. Este método se usó en los cinco centros de España, mediante un programa informático especialmente diseñado (NUTRIDIET).
- Cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos combinado con un registro del consumo de una semana. Este método se utilizó en los dos centros ingleses.
La fase de reclutamiento se realizó entre 1992 y 1998. Los participantes del estudio son personas sanas, de ambos sexos, provenientes de diversos orígenes sociales según los países: población general, donantes de sangre, afiliados a mutuas, etc. Las personas seleccionadas fueron invitadas por carta a participar en el estudio, firmar un documento manifestando su consentimiento y completar los cuestionarios de dieta y sobre otros factores no alimentarios (hábitos personales, estilo de vida, antecedentes médicos y quirúrgicos). En algunos centros, como en España, esta información se obtuvo mediante entrevista personal. Finalmente, se invitaba a los participantes a acudir a un centro EPIC para la extracción de sangre, obtención de las medidas antropométricas (altura, peso, talla sentado, y diámetros de la cintura y cadera) y revisar y completar los cuestionarios si era necesario.  Además de la información sobre dieta de todos los sujetos de estudio se decidió implementar en EPIC una nueva aproximación metodológica destinada a calibrar la dieta de los diferentes países, con el objeto de corregir los errores sistemáticos de sobre o subestimación de la ingesta19. Para ello se obtuvo una segunda medición dietética en una muestra aleatoria de aproximadamente el 8-10% de cada cohorte, utilizando el método del recuerdo de la dieta de 24 horas, mediante un programa informático específicamente desarrollado para este propósito

Se siguió un procedimiento uniforme para la extracción y almacenamiento de las muestras de sangre. Las muestras se fraccionaron en partes alicuotas de 28 pajuelas de plástico de 0,5 ml: 12 de plasma, 8 de suero, 4 de eritrocitos y 4 de células blancas para la obtención de ADN. Se dividieron en dos partes iguales de 14 pajuelas cada una: una se almacenó en el centro en que se habían recogido, y la otra se envió a la IARC. En ambos casos las muestras se guardaron en contenedores de nitrógeno líquido a -196ºC. El trabajo de campo para la inclusión de individuos en la cohorte, la obtención de las medidas antropométricas, y la extracción de sangre y almacenamiento de las muestras tuvo lugar entre 1993 y 1998. Finalmente, se han incluido en EPIC 482.948 individuos (Tabla 1), siendo el estudio de este tipo más amplio realizado en el mundo. En 377.348 de ellos se dispone también de muestras de sangre para futuros análisis de laboratorio. La información de la dieta mediante el recuerdo de 24 horas se obtuvo en una submuestra de 35.955 sujetos, que corresponde aproximadamente al 8% de la cohorte.

Los participantes en EPIC han sido además contactados a los 3-4 años después de su inclusión en el estudio con el objeto de recabar información sobre algunos cambios en hábitos y el estilo de vida, de los que se sabe que están fuertemente relacionados con el riesgo de cáncer: hábito de fumar, consumo de bebidas alcohólicas, actividad física, peso, historia reproductiva, consumo hormonal, y aparición de nuevas patologías.  El objeto principal del seguimiento es la identificación de nuevos casos de cáncer entre los componentes de la cohorte. En 1996 se creó un grupo de trabajo (End-point Committee), que preparó un detallado protocolo para la recolección y estandarización de los datos clínicos y anatomo-patológicos para cada localización tumoral (Guidelines for collection and end-point data in the EPIC Study, IARC 1998). La identificación de los nuevos casos de cáncer se basa principalmente en los registros de tumores en seis de los países participantes (Dinamarca, Italia, Holanda, España, Suecia y el Reino Unido) donde el estudio se desarrolla en áreas cubiertas por registros de base poblacional. En los otros tres países (Francia, Alemania y Grecia) se basa en una combinación de métodos que incluye la revisión de datos de seguros médicos, registros de anatomía patológica, así como un seguimiento activo de los propios sujetos del estudio o de sus parientes y conocidos. También se recoge la causa de la muerte, bien a partir del registro de tumores o de los registros nacionales de mortalidad.
Basándose en los datos de incidencia publicados a partir de los registros21 se prevé que aparezcan aproximadamente 22.000 casos de cáncer en la cohorte EPIC después de 10 años de seguimiento (Tabla 2). En la actualidad se cumplen los primeros 5 años de seguimiento de la cohorte y se ha comenzado la primera fase de análisis.

 

Conclusiones
Los estudios epidemiológicos sobre cáncer y nutrición han aportado sólidas pruebas de que algunos patrones dietéticos, características antropométricas y actividad física juegan un importante papel en la etiología de alguno de los cánceres más frecuentes. La dieta ha cambiado sustancialmente a través de los siglos y sigue cambiando a causa de factores económicos y culturales. Es previsible por tanto que se produzcan cambios a lo largo del tiempo en uno u otro sentido. Un mejor conocimiento de los alimentos que pueden reducir el riesgo de cáncer podría ayudar a orientar cambios futuros con el propósito de reducir el riesgo de cáncer. Actualmente, las recomendaciones de salud pública promueven el alto consumo de frutas y verduras, y aconsejan moderación en el consumo de alcohol, de carne y de alimentos ricos en sal. Si bien estas recomendaciones son totalmente justificadas en el estado actual de conocimientos, algunos estudios recientes indican que la relación entre nutrición y cáncer puede ser mucho más compleja, e incluye otros factores, más allá de la simple composición de la dieta. La mayoría de los estudios epidemiológicos realizados hasta ahora se han visto limitados por el hecho de que incluían poblaciones muy homogéneas en cuanto a su patrón nutricional, con una variabilidad muy reducida en sus hábitos dietéticos, además de estar basados exclusivamente en la información aportada por cuestionarios alimentarios. El estudio EPIC se diseñó con el objetivo de superar dichas limitaciones.
Para ello, en primer lugar, incluye diversas poblaciones con importantes diferencias en sus hábitos dietéticos, como se ha visto confirmado en algunos resultados preliminares comparativos de los patrones de los países mediterráneos y de los del norte de Europa. En segundo lugar, gracias a las muestras de sangre recogidas y almacenadas, EPIC puede aportar el material para la investigación de factores genéticos y metabólicos relacionados con la nutrición, así como sus posibles interacciones.
Correspondencia
Carlos A. González
Servicio de Epidemiología y Registro del Cáncer
Institut Català d'Oncología (ICO)
Avda. Gran Vía s/n, km 2,7
08907 L'Hospitalet Barcelona
E-mail: cagonzalez@cco.scs.es
El estudio EPIC está cordinado por la Unidad de Nutrición de la International Agency for Research on Cancer (IARC) (Agreement AEP/93/02). En España recibe financiación del programa Europa Contra el Cáncer de la UE (Agreement SOC 99CVF2-034), del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) (Exp. 99-0024) y de las Comunidades Autónomas e Instituciones participantes

fuente www.monografias.com

Visitas: 682

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA para añadir comentarios!

Participar en AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA

<iframe width="173" height="97" src="https://www.youtube.com/embed/bv_gibc476I" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cumpleaños

Última actividad

Beatriz Capasso es ahora miembro de AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
1 May
Angelica Costa Correa dejó un comentario para Jorge daniel Ferreira granados
"escribe a mi correo mmsenchile@gmail.com y te ayudare"
24 Abr
Ícono del perfilJorge daniel Ferreira granados y Enrique A. Conte se han unido a AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
24 Abr
Jessica Catherine Santos Pedraza es ahora miembro de AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
30 Mar
Ícono del perfilAntonio Barbosa, Ana Bustos Rodrigo Andres Maya Tabilo se han unido a AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
19 Mar
Maria Erika Pezoa Espinoza ha comentado la entrada de blog El limón te ayuda a combatir doce tipos de Células cancerosas diferentes. aprende a APROVECHARLO. Yuksin. de Angelica Costa Correa
"Hola Angélica muy buena información"
26 Dic 2016
Angelica Costa Correa dejó un comentario para José Manuel Varela Rey
"Te recomiendo a la Dra Odilet de España http://www.misrecetasanticancer.com/p/recetas-anticancer.html"
25 Dic 2016
Angelica Costa Correa dejó un comentario para José Manuel Varela Rey
"Testimonios https://www.youtube.com/watch?v=c0mxPdtDd-w   http://www.youtube.com/watch?v=PpuWgqphp_Q   https://www.youtube.com/watch?t=822&v=FrwZN1cPfX8                                                          &…"
25 Dic 2016
Angelica Costa Correa dejó un comentario para José Manuel Varela Rey
"Te recomiendo que investigues sobre el mms   ¿QUE ES EL MMS?  https://www.youtube.com/watch?v=mq_zQhZETdg   MIRA ESTOS VIDEOS  ¿COMO…"
25 Dic 2016
José Manuel Varela Rey ha comentado el grupo Todo sobre el Cancer de Angelica Costa Correa
"Hola  Angelica Costa: Práctico la dieta budwig con la poca información que tengo y sigo buscando información. He visto por aquí algo de la Dra. Budwig traducido de sus libros en Croata al Español. Mi pregunta…"
25 Dic 2016
José Manuel Varela Rey se ha unido al grupo de Angelica Costa Correa
25 Dic 2016
José Manuel Varela Rey es ahora miembro de AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
25 Dic 2016
Paula Zamora dejó un comentario para Paula Zamora
"Que Dios le bendiga y encuentre a la persona que esta buscando. Soy casada. Si usted esta pasando algo dificil con respecto al cancer, acerquece a Cristo. Pues el unico motivo de que Dios le haya puesto en contacto es para recordarle que Cristo le…"
25 Dic 2016
Ícono del perfilBenson Christopher y Mary cruz choque se han unido a AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
19 Dic 2016
Natacha ha publicado un estado
"Gracias por aceptarme Angelica!"
17 Dic 2016
Natacha y Angelica Costa Correa son ahora amigos
17 Dic 2016
Angelica Costa Correa dejó un comentario para Natacha
"Bienvenida Natacha"
17 Dic 2016
Natacha es ahora miembro de AFRONTAR EL CÁNCER JUNTO A LA FAMILIA
17 Dic 2016
Angelica Costa Correa dejó un comentario para juan b f martinez
"Este es el mejor lugar para guiarse con la alimentacion http://www.misrecetasanticancer.com/p/recetas-anticancer.html Tabla-Alimentos-2014.pdf"
11 Nov 2016
juan b f martinez dejó un comentario para Angie
"Hola Angelica Conoces la dieta para personas con cáncer de intestino ? Gracias"
11 Nov 2016

Sobre

Angelica Costa Correa creó esta red social en Ning.

¿Las células piensan y hablan?

Sanaciones: De lo Sólido a lo Sutil
http://angeocaranzab.blogspot.com/
Este blog tiene como propósito ayudar, instruir y quitar vendas de los ojos a aquellos que quieren ver más allá del horizonte visible.
¿Las células piensan y hablan?
Nota: Este es un artículo de la BBC - Ciencia. De cómo la ciencia se va poniendo de acuerdo con las Terapias Alternativas. Este nuevo pensamento se asemaja sobremanera a la interpretacion del Pensamiento del Doctor Hamer (Artículo de 10/2007)


Vea su mano y analice su piel... ¿Cree que las células que componen sus tejidos están pensando y conversando mientras usted las observa?

Las neuronas hablan y podemos escuchar sus conversaciones.
Según el profesor Brian Ford, biólogo, escritor y presidente de la Sociedad de Cambridge para la Aplicación de la Investigación (CSAR por sus siglas en inglés), esto es un hecho.

Las células poseen inteligencia expresa el científico, y esto tiene enormes implicaciones para nuestro entendimiento de enfermedades como el cáncer.

Según Ford, incluso podemos escuchar a las células hablando entre sí. Y suenan así:

Escuche a las neuronas

Ese sonido, grabado en el laboratorio por el profesor Ford, es según el científico una prueba de las neuronas comunicándose -o hablando- entre sí.

Entes complejos

Según el experto los organismos unicelulares son mucho más que las estructuras unidimensionales que sólo llevan a cabo funciones "mundanas y repetitivas".

"Necesitamos una revolución en la biología" dijo a la BBC el profesor Ford, quien presentará sus argumentos en una conferencia en la Universidad de Cambridge titulada "Inteligencia y la célula viva: conducta adaptativa y poder de decisión de la célula".

"Nos hemos preocupado tanto por las pequeñas estructuras que forman a la célula que nadie se ha parado a preguntar qué es lo que puede hacer por sí misma una célula"

el Profesor Brian Ford dice:
"Nos hemos preocupado tanto por las pequeñas estructuras que forman a la célula que nadie se ha parado a preguntar qué es lo que puede hacer por sí misma una célula".

El profesor Ford cree que cada célula individual es un organismo complejo capaz de demostrar una conducta inteligente y de tomar de decisiones.

El argumento es radical y controvertido, porque lo que piensan los científicos hasta ahora es que sólo las colonias o grupos de organismos son capaces de llevar a cabo conductas inteligentes.

"Lo que pensamos actualmente del cerebro es que cada célula o neurona es una especie de transistor que envía señales a otras neuronas. Es por eso que el cerebro es una extraordinaria computadora", señala y el experto y agrega:

"Pero lo que yo pienso es que cada neurona y cada célula es una computadora y por lo tanto el cerebro es una comunidad de computadoras separadas".


Implicaciones

Si las células de hecho pueden pensar y hablar, sin duda esta teoría podría tener importantes implicaciones en el estudio de enfermedades, como explica el profesor Ford.

"Por ejemplo, el cáncer, que ahora intentamos curar matando a las células cancerosas, destruyéndolas con sustancias químicas y radiación".

"Pero si vemos a la célula cancerosa como un ente inteligente, que ha dejado de responder a las señales de otras células que le dicen: "oye ya creciste demasiado, deja de crecer", entonces quizás podremos restaurar químicamente esa respuesta y hacerla que vuelva a escuchar a las otras células".

Quizás en el futuro podremos "persuadir" a las células para combatir el cáncer.
"En otras palabras, quizás podremos lograr que esa célula "delincuente" vuelva a comportarse de manera normal, en lugar de simplemente tratar de destruirla", agrega el profesor Ford.

Si entonces una célula es capaz de tomar decisiones sola, adaptarse a situaciones y encontrar soluciones cuando se enfrenta a un problema, esto sin duda podría tener enormes implicaciones, como sugiere el científico británico.

¿Pero será posible en el futuro hablar con una célula y persuadirla para que no se vuelva maligna ni se propague, sino que vuelva a su estado normal?

Según el profesor Ford "ésa será una forma perfectamente viable de combatir el cáncer en el futuro".

"No necesariamente tendremos que seguir destruyéndolas. Quizás podremos "razonar" con ellas y así lograremos controlarlas".

Distintivo

Cargando…

Como cambiar nuestros pensamientos, para cambiar nuestra vida.

VIVIENDO CON ANSIEDAD

Cuando te estés enfrentando a algún problema que que genere mucha ansiedad y no sepas como afrontarlo lo primero que debes hacer es dividir este problema en otros "problemitas" de menor envergadura. Ahora es fácil, afronta cada uno de los mini-problemas y verás como la ansiedad disminuye y consigues solucionar el problema principal.
-

Cuando tienes algo que no te puedes quita de la cabeza y se está conviritiendo en un pensamiento obsesivo dedícale unos segundos de tu tiempo a imaginar una señal GIGANTE de STOP que te sirva de recordatorio para no dedicarle tanta energía a ese pensamiento negativo.

- A veces sufrimos mucho stress cuando varios sucesos ocurren al mismo tiempo. Date el tiempo que necesites , respira hondo y si es necesario date un respiro haciendo algo que te guste. Sal a tomar el fresco, escucha música que te guste, ¡necesitas una nueva perspectiva!

- Se realista, no exageres las situaciones, no alimentes los miedos. A veces un "horrible" puede convertirse simplemente en un "desagradable".



- ¿Por qué no buscas ayuda? Dile a gente de tu confianza lo que sientes. Llama a tu mejor amigo/a, tu familia, conocidos... deshaogate, busca nuevas perspectivas, pide consejos y medita.
- No es fácil afrontar determinadas fobias y trastornos de ansiedad, esfuerzate, ten paciencia y no olvides recompensarte cuando hagas las cosas bien :)

© 2017   Creado por Angelica Costa Correa.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio